Feeds:
Entradas
Comentarios

TP Nro 4 Propuesta

Para la realizacion del Trabajo mi intencion es realizar una comunidad de practica, desde la creacion de un blog que en principio haga una reseña teorica sobre el Cine Documental.

La reflexion desde la comunidad sera sobre el Cine Documental en Latinoamerica y en Argentina y alli se pondran las paginas relacionadas y buscadas a lo largo de las otras practicas ya que se vio una gran desarticulacion de las webs. Desde alli se propondra una encuesta que ira variando para tener una participacion directa de las personas y que reflejen sus posturas sobre diversas problematicas.

Para los primeros textos se buscara un marco mas general sobre el cine documental con autores como Flaherty, Vertov y Beceyro. Tras esa seleccion de autores que marcan su postura se pasara a mi analisis personal sobre dos films Los rubios mas vinculado a los Derechos Humanos y La Hora de los Hornos mas vinculado al cine militante y las luchas politicas en los 70.

Asimismo se subiran imagenes para que se pueda ver un trailer de las peliculas algo que nunca pude encontrar en ninguna de las otras webs. Por ultimo se iran planteando interrogantes dejando espacio a la interrelacion con el cybernauta y sus perspectivas tanto esteticas como politicas del documental y sus vertientes. Para comenzar seleccionadas dos peliculas emblematicas del genero.

En conclusion el objetivo de la propuesta es bien claro reflexionar sobre el cine documental y vincularse con otras webs social que se acerquen directamente a la propuesta. Sin dejar de lado el toque individual y subjetivo que tendra el Blog.

 

Para la propuesta del Tp Nro 3 explore experiencias en Web social sobre el problema y el tema planteado en este blog.

Desde un principio para el comienzo del análisis resalte la noción de que el problema plateado “Cine Documental, Memoria y Derechos Humanos” es muy especifico lo cual necesariamente me llevo a acotarlo solo a Cine Documental en Argentina sobre todo y Latinoamérica.

En principio con la exploración especifica y que responda a todos los problemas señalados de mi blog se noto una ausencia total en la Web social sobre este tema, lo cual en las búsquedas, se van vinculando con temáticas que no tienen que nada en común.

Desde el Flickr la averiguación de imágenes me llevo hacia imágenes de los realizadores o usuarios quienes plantean sus propias obras audiovisuales documentando sus vidas privadas y sus acontecimientos más relevantes. Ante esta situación esta página carece de un valor simbólico para la indagación de información pertinente sobre el tema.

La pagina Wikipedia hace una breve reseña con muchísimos links sobre la historia del cine documental mundial que lleva temporalmente y cronológicamente los acontecimientos audiovisuales documentales mas importantes. Desde los films mas importantes como los directores mas destacados por ejemplo Flaherty y Vertov son una de las grandes fuentes del autor para esta breve pero útil (para las personas que desconozcan el tema y quieran una primera entrada o acercamiento al tema) considerándola como una fuente interesente pero que no se acerca al tema del blog.

Ante el problema de no poder encontrar ningún tipo de información que desde mi visión sea relevante o haga algún aporte novedoso tome la decisión de indagar y recorrer la Web WordPress. Allí gratamente encontré paginas de realizadores por ejemplo como Carmen Guarini( Realizadora- Investigadora Conicet- UBA) quien forma parte del grupo Cine Ojo y sus aportes son imprescindibles e invaluables para el análisis y realizaciones del cine documental actual y desde la Antropología Visual.

Asimismo hallé visiones de individuos que analizan la historia documental argentina y latinoamericana tomando posición sobre los sucesos más importantes en el ámbito documental. Allí por ejemplo en uno de los últimos textos subidos por el autor se hace una referencia al primer festival de cine documental político de Viña del Mar de 1968 a 40 años de su realización.

Por ultimo la impresión que me dejo esta búsqueda exhaustiva es para el tema elegido varias de los sitios se acercan hacia los individuos y sus acercamientos en el cine (Flickr, Google Groups y Facebook) y no al tema seleccionado. Mientras que desde WordPress se hallaron variados análisis y miradas sobre el cine documental, su historia y el acercamiento a los derechos humanos como acción y búsqueda realizativa.

Las formas del cine documental se reflejan de variadas formas posibles con diversas puestas realizativas como  Documental Noticiarios, Docudramas y los  Foto documentales. Desde allí se abordan y abordaron diversas temáticas como pueden ser las criticas sociales, ejes políticos, ejes científicos, ejes etnográficos o etnobiográficos. Por eso el cine documental fue y sigue siendo un espacio para mostrar algunos modos renovados de interpretación del pasado con sus revisiones desde el presente y con sus reflexiones hacia el futuro.

Aunque no se pretenda en este trabajo realizar un relevamiento filmográfico completo a modo de guía se mostraran a los pioneros del cine documental y sus filmografías en el contexto de 1955-1978.

Jorge Prelorán se inicia en 1954 con “Venganza”. Fernando Birri, produce su Tire Dié entre 1956 y 1958, película que se transformaría con el tiempo en un emblema del género y del cine latinoamericano. Humberto Ríos produjo “Faena” en 1959 y Juan Oliva “Los cuarenta cuartos”. En 1968, La hora de los hornos, de Femando Solanas y Octavio Getino, da comienzo a la obra del grupo Cine Liberación, que también produjo “El camino hacia la muerte del viejo Reales”, de Gerardo Vallejo, un argumental cercano al documental. En la misma época surgía el grupo Cine de la Base, gestor de “Los traidores” (1966-1970) argumental de creación colectiva, y “México, la revolución congelada”, de Raymundo Gleyzer.1

Acercándonos al declive del gobierno militar la situación ya era diferente y el cine argentino comenzó a navegar por los quiebres del régimen. Inspirados en la experiencia de Teatro abierto, en 1982, se proclama Cine abierto. La modalidad de trabajo fue exhibir filmes que durante mucho tiempo habían sido prohibidos, además de la difusión de debates en torno al pasado y el futuro del cine en la Argentina.

Al centrar la mirada exclusivamente en las prácticas represivas otra vez relegó el análisis sobre los procesos económicos, sociales y políticos de los años ‘70, obturando así la mirada sobre las líneas de continuidad y ruptura con los procesos que se dieron en la post-dictadura.

En los primeros años de democracia una de las secuelas fue el miedo y el temor a testimoniar en público. Eso inclinó posiblemente a los realizadores a preferir el género de ficción -y no el testimonial-documental- mediatizando así tanto horror cercano. Entre los éxitos de taquilla de los primeros años de democracia, dos filmes fueron representativos de la teoría de los dos demonios: Camila (1984), de María Luisa Bemberg y La Historia Oficial (1985), de Luis Puenzo.

Cabe destacar que según los datos registrados por el Sindicato de la industria cinematográfica, entre 1984 y 1989 se produjeron 164 largometrajes, de los cuales sólo 36 se realizaron sin ningún tipo de apoyo económico por parte del Instituto de cine, la mayoría de estos sin estreno comercial y que ideológicamente manifestaban problemáticas y revisiones de un pasado oscuro y violento.

En la década del 90 a las organizaciones históricas tradicionales como “Madres” y “Abuelas de Plaza de Mayo”, “Familiares de Desaparecidos y Detenidos por razones Políticos” se sumaron nuevas organizaciones como H.I.J.O.S y otras vinculadas al llamado “Gatillo fácil” como la “CORREPI”, o “Familiares de Víctimas de la violencia policial. Este llamado al involucramiento de la sociedad a través de la condena social es establecido tanto en la pantalla como  en la realidad.

El análisis sobre los alcances de esta nueva política de memoria cinematográficas está aún haciéndose por eso se produjeron nuevos aportes de sumo interés. Citaremos a modo de ejemplo, el film Trelew( 2003), de Mariana Arruti, que recupera diferentes utopías e identidades políticas y sociales complejizando el interior del mundo militante de los ‘70.

A través de algunos filmes en los que se presentan modos renovados de reflexión sobre la memoria y la experiencia histórica en torno a la dictadura militar. Los Rubios (2003) y Sol de Noche(2003), fueron parte de la explosión documental de la segunda mitad de los ‘90, todos se valieron de testimonios de familiares de personas desaparecidas.

Finalmente se puede decir que desde mediados de los ‘90, el verismo se instala como modo de decir con la irrupción del género documental y como forma de construir la memoria. Desde esta posición la generación de los hijos de las víctimas, ahora adultos, hacen oír su voz y exhiben sus miradas sobre la dictadura por ejemplo; y desde allí se diversifica el modo de indagar, desde la memoria que se institucionaliza, pasando por la memoria que se rompe o se vuelve imposible, hasta el intento de reconstruir una memoria social.

Esta necesidad de búsqueda de una memoria social se da a través del cine argentino en el mercado cinematográfico. Aquí desde la producción, exhibición y distribución las películas pasan por diversas etapas y de allí dependen los criterios tanto de los realizadores como de los productores para saber que sucederá con el material audiovisual.

Evidentemente el cine argentino está desbarrancado (pasando una grave crisis), y en esto tiene responsabilidad el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. Es claro que no existe preocupación por crear una industria cinematográfica, y no es porque no haya dinero: el 10% del precio de cada entrada permite recaudar entre 80 o 90 millones de pesos. Sin embargo dentro de las películas diez películas mas vistas a nivel nacional e internacional en el 2006 por ejemplo hay solo un registro que respeta los criterios del documental que es Fuerza Aérea Sociedad Anónima con 110. 120 espectadores.2

En realidad, el mayor problema del cine nacional está relacionado antes con los criterios que garantizan su permanencia en cartel que con la cuota de pantalla. En razón de esta realidad, la nueva reglamentación establece también que habrá porcentajes de espectadores mínimos para la permanencia de filmes argentinos en cartel, discriminados según la capacidad de cada sala, según tres categorías que articulan cantidad de butacas (menos de 250 butacas, entre 250 y 500 butacas y más de 500 butacas) con número de copias (Clase A, con más de 20 copias Clase B, entre 10 y 20 copias,  y Clase C, con 10 copias o menos).

Si una película no cumple con la media – tiene poco público – no habrá norma que la sostenga en exhibición. Ante esta situación los porcentajes marcan que entre el 2004 y el 2005 un 69.30% de las copias son de origen norteamericana, un 12.23% de origen argentino, un 14.47% de origen europeo y un 4% del resto de los países.3

            El fondo actual de fomento es de 20 millones de dólares, que es lo que gasta en una película de mediano calibre en Hollywood. En Argentina, con ese dinero, debemos ayudar a que se estrenen más de 50 filmes.

Tradicionalmente, el cine argentino logró una buena comunicación con la gente, supo captar sus preocupaciones, pero ahora hay un problema de cualidad. Se conforman con mostrar que estrenaron entre 70 y 80 películas de las que el mercado, en el mejor de los casos, puede absorber un 26%, del que sólo un 12% logra convocar al público.

Actualmente, en momentos en que no hay mucho dinero, una entrada de cine cuesta entre 5 y 6 dólares, casi como en Estados Unidos, y la gente piensa dos veces antes de invertir. Esta situación se puede justificar a través de las estadísticas que muestran la cantidad de los espectadores

En realidad, el mayor problema del cine nacional está relacionado antes con los criterios que garantizan su permanencia en cartel que con la cuota de pantalla. En razón de esta realidad, la nueva reglamentación establece también que habrá porcentajes de espectadores mínimos para la permanencia de filmes argentinos en cartel, discriminados según la capacidad de cada sala, según tres categorías que articulan cantidad de butacas (menos de 250 butacas, entre 250 y 500 butacas y más de 500 butacas) con número de copias (Clase A, con más de 20 copias Clase B, entre 10 y 20 copias, y Clase C, con 10 copias o menos).

Ante la relación de espectadores y copias extranjeras y nacionales los números marcan una gran disparidad esta relación en el 2005 de allí se desprende que el promedio de copias por películas entre films nacionales e internacionales es del 38.1 y solo de films nacionales del 9.5. 4

El cine extranjero, sea cual sea su origen, no entra en estos porcentajes las estadísticas de las cinco mayores distribuidoras argentinas comparadas con las dos primeras productoras nacionales deja bien en claro comparativamente las diferencias abismales entre Argentina y el resto de las países. Tanto las ganancias como los espectadores en las distribuidoras extranjeras sobre las nacionales son muy distantes.

Por ejemplo The Walt Disney Studios S.A. (distribuidora norteamericana) tiene menos estrenos que Alfa Films S.A.( Distribuidora nacional) 18 a 21 estrenos. Sin embargo el número de los espectadores, ganancias en bruto y el porcentaje total de ellas se duplican hacia las distribuidoras extranjeras. Los espectadores para la primera son 3.743.280 mientras que para la segunda son de 1.560.552. Sumado a esto las ganancias y las diferencias entre Walt Disney Studios y Alfa Films se reflejan en las cifras que muestran 8.520.156,16 de dólares para la distribuidora norteamericana y 3.708.145,40 de dólares para la distribuidora nacional. 5

Finalmente se tiene que afirmar que al cine argentino hay que defenderlo y hacerlo no pasa por perjudicar a la exhibición la idea seria no expulsar al cine de Hollywood sino que ese cine no nos expulse a nosotros. Dándole prioridad al cine con contenidos y social que realmente contribuya a la construcción de luna cultura nacional.

 

 

FUENTES:

La información numérica en esta nota tiene mayoritariamente fuentes primarias  ya que son estadísticas y cifras del Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales   (INCAA) y el Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina ( SICA) mientras que la Fuentes secundarias son de paginas de divulgación cultural o de universidades.

1-

http://www.avizora.com/publicaciones/cine/textos/mirada_sentido_documental_social_argentinol_0032.htm

Mirada y sentido en el documental social argentino. Raúl Bertone. Fuente Primaria Universidad Nacional de Rosario.  Fuente Secundaria http://www.avizora.com/

2-

http://www.recam.org/estadisticas/arg_peliculas_mas_vistas.htm

 

Fuente Primaria INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales). Argentina. Fuente Secundaria Recam (Reunión especializada de autoridades cinematográficas y audiovisuales  del MERCOSUR  y estados asociados) Distribución de películas según grandes compañías nacionales y extranjeras. Año 2006. HTML

3-

http://www.cultura.gov.ar/sinca/sic/estadisticas/recdatos/detalle.php?id=41

 

Fuente Primaria  INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales).SICA (Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina).Cine promedio de asistencia, recaudación, estrenos realizados y copias distribuidas según el origen del film. Argentina 2004-2005.

Fuente Secundaria: Secretaria de la Cultura. Presidencia de la Nación Sistema de información cultural de la Argentina( Sinca) Estrenos, copias, espectadores y recaudación según origen del film en promedio. Argentina. Años 2004-2006. Archivo Excel. Tabla de Datos

4-

http://www.recam.org/estadisticas/arg_espectadores_copias_2005.htm

Fuente: Primaria  Elaboración propia a partir de datos de Deisica (Departamento de Estudios e Investigación del Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina.). Espectadores y copias por películas exhibida. Año 2005. HTML

5-

http://www.recam.org/estadisticas/arg_distribucion_peliculas_2005.htm

Fuente Primaria INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales). Argentina. Fuente secundaria Recam (Reunión especializada de autoridades cinematográficas y audiovisuales  del MERCOSUR  y estados asociados) Distribución de películas según grandes compañías nacionales y extranjeras. Año 2005 HTML

 

Ante la complejidad de abordar un área temática (Derechos Humanos) tan amplia la selección de la información que se utilizo y se utilizara pasa por diferentes criterios en los cuales se reflejara una postura critica e innovadora sobre el problema.

Desde esta síntesis del área temática hacia un problema o una situación concreta. Esa situación evidentemente se trato de justificar o de confirmar a través de fuentes de información  desde la Web; en esta etapa y ante las dificultades de organizar muchas cantidades de información variada y ecléctica se necesitó un filtro de selección.

Esta metodología se vio enmarcada en principio con muchas formas de como se abordo y abordará el tema. Los criterios para acotar la búsqueda, ante una gran coincidencia sobre planteamientos del mismo carácter o el mismo enfoque, se reflejaron en estos interrogantes: ¿Que es el Cine Documental?, ¿Como se vincula con los derechos humanos? ¿Como se utiliza el concepto de memoria? ¿Con que fines? ¿Cuales son las propuestas estéticas y realizativas a la hora de reflejar el problema? ¿En que lugar se enmarca esta situación a nivel global o nacional?.

Cabe destacar que las coincidencias no son absolutas ni mucho menos en las fuentes observadas en este trabajo cuantitativo. Claramente los criterios varían entre las propuestas ideológicas de los autores  quienes se enmarcan en esta propuesta pero con diferentes enfoques.

Por ultimo se debe mencionar que la cantidad de información no garantiza nada sino que puede llegar a abrumar a la hora de la selección. Por eso es necesario que ante las coincidencias en las búsquedas (Paginas Web, Blogs, archivos Word o PDF, Congresos, archivos de video y sonido, etc.) se pueda lograr el equilibrio entre lo que se necesita realmente y lo que se debe descartar.

           

El cine documental no es un género. Una película documental no es una estructura deliberada que se apoya en un modelo preexistente (Juan Beceyro ¿Que es el cine documental?)1.

El desarrollo de nuevas organizaciones sociales en conjunto con partidos de izquierda alienta la producción de los nuevos colectivos militantes.
Al mismo tiempo, se experimenta el regreso al documental de autores referenciales como Fernando Solanas con su Memoria del saqueo y La dignidad de los nadies. Además, surgen procesos de recuperación de la memoria histórica del género como es el caso del documental Raymundo de Ernesto Ardito y Virna Molina. Este film rescata la figura de Gleyzer y la confronta con el presente abriendo espacios de exhibición y debate alineados a la metodología del Cine de la Base.

Estos tres fenómenos generan el crecimiento de pantallas de exhibición en el país y en el mundo y el reconocimiento en festivales internacionales.

Asimismo películas como La historia oficial (Luís Puenzo) de 1985 y La noche de los Lápices (Héctor Olivera) de 1986 enunciaron verdades imprescindibles en un momento coyuntural totalmente necesario. Fue rico ese aporte  en la medida que se vinculo con un presente que lo reclamaba. Por eso es necesario afirmar que en este contexto histórico el material audiovisual sobre la temática debe ir mutando para la socialización de las nuevas generaciones.

De ahí esa doble dimensión que registran buena parte de los filmes de la nueva ola: el lado natural, realista, documental, casi de reportaje, por un lado; la representación, el juego, la experimentación, por otro. Conjunción nada azarosa en un cine que pretende reflejar fragmentos de vida y trabajar los códigos, transitar entre la realidad y la puesta en escena reduciendo la tensión entre estos dos universos y al propio tiempo mostrando el carácter artificioso de ambos.

Por otra parte el cine documental llego a ser analizado desde posiciones esquemáticas como “La finalidad del documental, tal como yo lo entiendo, es representar la vida bajo la forma en que se vive. Esto no implica en absoluto lo que algunos podrían creer; a saber, que la función del director del documental sea filmar, sin ninguna selección, una serie gris y monótona de hechos” (La función del documental. Robert Flaherty)2.

Sin embargo existen otras propuestas de implicaciones sociales y estéticas a la hora del cine documental como las propuestas desde las vertientes nacionales populares, marxistas, comunistas, etc; quienes proclamaban sus posturas metodologicas y realizativas desde el cine documental.

“No necesitamos de nadie, apenas de un camarógrafo. Podemos hacer solos todo. Es así como se gestan en nosotros el autoritarismo e individualismo más nocivos y, si entramos a trabajar en el seno de la clase llevando con nos la ideología del proletariado (que los obreros por distintas causas no tienen la posibilidad de estudiar, o la sociedad se lo impide) pero aportando también nuestra metodología pequeño burguesa, estamos haciendo un trabajo a medias muy peligroso, porque nuestra propia configuración como individualistas puede llegar a desviar el trabajo y metodología proletarios, que son fundamentalmente en equipo” ( Raymundo Gleyzer y la revolución congelada. Presentación Tomas Gutiérrez Alea.)3.

El conocimiento de la historia del cine documental argentino y de sus referentes es un aporte para comprender la realidad desde una perspectiva crítica. Perspectiva que a lo largo del tiempo se nutrió de múltiples fuentes artísticas y políticas que buscaron comprender, transformar y denunciar fenómenos sociales y que lo lograron a través de obras de extrema belleza.

1-http://documentatrabajo.bitacoras.com/archivos/2006/08/28/que-es-el-cine-documental-por-raul-beceyro

2-http://documentatrabajo.bitacoras.com/archivos/2006/08/23/la-funcion-del-documental-por-robert-flaherty

3-http://argentina.indymedia.org/news/2002/06/31367.php 

 

Con respecto a la constatación del tema elegido con las fuentes halladas en la Web existen todo tipo de vinculación acerca de esta problemática. Las mismas se pueden clasificar con respecto a diversas áreas temáticas que se vinculan con este tema.

- Investigaciones (ponencias, artículos de revistas de divulgación y ensayos)

-Entrevistas a personas vinculadas dentro de esta experiencia

-Congresos y festivales (Por ejemplo el Festival de cine y video de Derechos Humanos www.derhumalc.org.ar/  o el Festival de Cine y Derechos Humanos “DerHumALC”, entre otros.

-Movimientos o Grupos abocados a la mirada documental y los derechos humanos como eje de discurso: Movimiento Documentalistas o la Productora Cine Ojo, entre otros.

 

Evidentemente existe una posibilidad muy amplia de registro y de una vasta selección desde las fuentes de información. Ante estas variadas y disímiles miradas entre algunas de estas propuestas la idea es ante todo sintetizar de forma clara y concisa dentro del área temática elegida buscando una hipótesis clara y coherente.

Me llamo Martín  y soy estudiante de Comunicacion Social y Comunicacion Audiovisual en la UNLP ( Universidad Nacional de La Plata).

La intención de este espacio es hacer una revisión del cine documental argentino y su vinculación con los Derechos Humanos. Evidentemente existe y existieron condiciones históricas y sociales para que la producción audiovisual se ajuste a las luchas y a los reclamos de las organizaciones y de la sociedad con respecto a la problemática de los Derechos Humanos. Por eso desde este lugar se reflexionará y se hará una lectura de como varian las propuestas estéticas, ideológicas y realizativas de estas producciones que buscarán ante todo mantener viva la Memoria.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.